Acto contra la violencia machista

El ayuntamiento de Miengo se suma a los actos contra la Violencia Machista con una acción simbólica en apoyo a las mujeres supervivientes de esta lacra. Es muy fácil caer en la telaraña de la violencia machista y muy complicado salir de ella. Pero NO ESTAS SOLA.

La cifra oficial de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año se eleva a 50. La cifra de mujeres asesinadas por hombres motivados por el odio, desprecio, placer hacia las mujeres, los feminicidios, se eleva, en el más absoluto silencio y desconocimiento, a 40 mujeres. Así que, en lo que llevamos de año, van 90 mujeres asesinadas. Mujeres que ya no tienen voz, que ya no tienen vida, nadie sabrá lo que han sufrido y pasan a ser una cifra más ante la que parece que nos va saliendo la costra de la indiferencia.

Pero no es así, un año más, y ya es el quinto, salimos a la plaza del ayuntamiento de Miengo a hacer este acto de repulsa contra la violencia machista, tratando de tejer redes entre las mujeres de nuestro pueblo, diciendo que no estás sola, que podéis contar con todas nosotras.  Podéis confiar en nuestro apoyo sincero y con nuestro compromiso para lograr una igualdad real, que no se quede solo en palabras o en un día de reconocimiento para seguir después ignorando que el origen de esta lacra está en la educación más básica. Estamos con vosotras siempre, en todas las etapas de la vida.

Año a año seguimos sumando mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, sumando cifras de abusos sexuales y violaciones, de niños y niñas que viven en unos hogares que son infiernos, que se encuentran con una madre asesinada y un padre asesino. Desgraciadamente, también vemos que, paso a paso, aumenta la cobertura de pensamientos machistas y misóginos, que tratan de reducirnos de mujer a madre, de víctima a culpable de una violación, que ridiculizan a las mujeres que tratan de defender la igualdad entre personas, el derecho a desarrollarnos dentro de nuestro propio sexismo, acusándonos de feminazis y de estar en contra de los hombres.

Estamos hartas, tristes, enfadadas, decepcionadas de todas aquellas personas, partidos e instituciones que quieren invisibilizar el problema que tienen muchas mujeres solo por el hecho de serlo. Y no solo debemos mirar a nuestras mujeres, a las más cercanas, a las que nos rodean en un sistema supuestamente de bienestar, con unas supuestas garantías mínimas cubiertas. Las mujeres somos la mitad del mundo y en ese otro, en el que nos queda solo un poco más lejos, ser mujer sigue siendo un acto de supervivencia y valentía, además de un territorio peligroso, nada amigable y muy poco seguro para nuestro crecimiento como personas  sólo por el hecho de nacer mujer.

Pero hoy queremos hacer un alto, queremos reclamar un cambio de concepto. Es cierto que se siguen sumando víctimas de violencia machista, muchas de ellas asesinadas, sin ninguna oportunidad ya.  Pero también hay millones de mujeres supervivientes, que a pesar de sufrir esta lacra, han sido capaces de salir adelante, de enfrentarse al sistema, a sus sentimientos contradictorios, en muchos casos a sus familias más directas. Han sido capaces de gritar BASTA YA. Se han enfrentado primero a una denuncia, a un tiempo eterno de espera y soledad, se han refugiado en la habitación más segura, han aguantado golpes, desprecios y malos tratos, han reconocido que eso no era amor, ni cariño ni nada y muchas veces, sin mayor respaldo que su coraje, han sido capaces de salir de esa espiral de violencia y no como víctimas, sino como SUPERVIVIENTES.

Estas mujeres valientes son capaces de reinventarse, son capaces de ser felices y tener éxito, son capaces de romper el silencio y tejer redes de esperanza e ilusión. Es por ello que hoy queremos reivindicar el cambio de concepto de victima a superviviente, que es como abrir una puerta de esperanza, felicidad, color y vida, frente al negro, la soledad, la invisibilidad y el miedo de ser víctima.